Directorio De Artículos - Contenido Gratis Para Blog En Español

La Buena y la Mala Educación

     

  Página Inicial   Publica Tu Artículo  Contáctanos   web tracker        Síguenos en Twitter  Síguenos en Facebook
Bookmark and Share    A Favoritos     Hacer Página de Inicio            PUBLICA TU ARTICULO

Publicar Artículos En Español - El Directorio De Artículos En Español

Sponsors
Categorías
Arte y Humanidades
Historia
Fotografia
Literatura
Auto-Ayuda
Ciencia
Mundo Animal
Astronomia
Ciencia Social
Lenguajes
Arqueologia
Antropologia
Deportes y Recreacion
Deportes
Viajes y Turismo
Autos
Aventura
Economia y Negocios
B2B
Finanzas
Compras
Empleo
Educacion
Universidades
K-12
A Distancia
Entretenimiento
Cine y Video
TV Shows
Musica
Humor
Gobierno
Politica
Leyes
Impuestos
Hogar y Jardin
Internet & Computadoras
Software
Web
Blogs
Juegos
Noticias
Periodicos
Radio
El Tiempo
Referencia
Guias Telefonicas
Diccionarios
Dichos y Refranes
Regional
Paises
Ciudades
Sitios de Interes
Salud y Medicina
Enfermedades
Medicamentos
Nutricion
Psicologia
Sociedad y Cultura
Sexualidad
Religion
Gastronomia


La Buena y la Mala Educación

===========================================================

Autor: Ana Giorgana

Lecturas

2183

Website: http://www.cecreto.com
Autor desde:  21/9/2008 - 21:19
Categoría: Arte y Humanidades
Visualizado: 2183 veces.
Publícalo En Tu Blog |Versión para Imprimir | Enviar a un Amigo | A Favoritos
 

La Buena y la Mala Educación

La gran mayoría de las personas se encuentran muy preocupadas en mostrar una buena educación. Ser amables con los demás, ser considerados, prudentes, solidarios, estar disponibles a ayudar. Es de buena educación, saludar siempre, y dar las gracias, aunque la persona que tengamos enfrente nos haya herido, lastimado o criticado. Total en alguien tiene que caber la prudencia! No hagas líos ni conflictos, así es tu hermano, tu tía, tu hijo… qué se yo!

Por supuesto que no estoy en contra de los buenos modales. Parte de la buena educación que recibimos nos lleva a la socialización, es decir, a contar con herramientas que nos permitan contar con buenas relaciones, ser personas de bien, trabajar, amar y respetar normas y principios. Nada más alejado de la verdad… A todos nos cae bien, un chico o una chica bien educados, que son gentiles, amables y considerados… y qué además, cuentan con un sentido de lo social, lo que permite construir relaciones equitativas y equilibradas en todos los ámbitos del quehacer humano.. familia, amigos, trabajo, estudios, etc.

Sin embargo, por momentos la buena educación y las normas impuestas para que se cumplan, a que se cumplan, traspasa los límites de la dignidad de la persona, de su responsabilidad y de sus deseos, quereres y sentimientos. Es decir, cuando los mejores modales rigen la vida y se omiten los deseos propios, la dignidad e inclusive hasta el colmo de perder situaciones de bienestar y de salud, ésta buena y valorada educación, se convierte en una mala educación.

¿A qué me refiero?

Cuando mi buena educación se basa en dar a los demás y no pensar en mí, entonces, estamos cayendo en la mala educación. Es como si primero fueran los demás a toda costa, pareciera que se valora más la atención al otro, que a mí mismo, aunque ese otro nos humille, maltrate, no nos valore y además, nos exija su atención, por encima de escucharme… entonces, ese aprecio al otro, se convierte en un olvido de mí.

En el momento en que mi buena educación me dicta que es mejor no responder de manera agresiva… tal vez, estaré… siendo una persona que tolera el maltrato, los malos modos, y los abandonos… tengo desgarrada hasta el alma, pero eso sí estoy rete bien educado… a mí me enseñaron que el amor todo lo puede… y entonces, esa buena educación, se convierte en destructiva para mí mismo, no soy capaz de poner límites a la violencia ajena y menos a la propia, vivo sujeto a una sensación de impotencia frente a las intrusiones, imposiciones y desventuras…porque ser agresivo o responder de manera asertiva a lo que me enoja o lastima, se convierte frente a los ojos sociales en una mala educación.

Es innegable que es importante diferenciar entre una educación constructiva y asertiva y otra destructiva y descontrolada…

A lo que me refiero cuando hablo de buena o mala educación es a esas formas tan valoradas social o familiarmente que pasan por encima de las personas y acaban por destruirlas.

Así por ejemplo, en lo social, pueden encontrarse determinadas aberraciones, principalmente contra los más vulnerables, la población infantil o juvenil, e incluso una gran cantidad de mujeres, con algunos argumentos, en su mayoría absurdos, pero que se encuentran a boca de jarro, en una buena población de los adultos, independientemente de su cualidad en la relación, que pueden ser padres, sacerdotes, maestros, jefes, parejas.

De esta manera, esos adultos en su categoría de formadores o de hacernos creer que hacen lo mejor para nosotros, dan rienda suelta a sus propios impulsos… Algunos sacerdotes abusan no sólo emocionalmente, sino también sexualmente de sus alumnos, o confesores o mujeres desvalidas… El profesor que se mete con jovencitas porque ellos las van a proteger de todos sus sinsabores de la vida… El padre o madre que da rienda suelta a sus agresividades furiosas porque es necesario que los hijos conozcan cuáles son las normas y principios… Los jefes que acosan, los abuelos que tratan de mantener una unidad familiar que se corta el clima emocional con un cuchillo bien afilado en las reuniones, dónde la hostilidad, envidia y celos se pasean, en los comentarios, en las críticas y en la convivencia.
Entonces esta buena educación tan valorada y tan bien intencionada, se convierte en la manifestación de una mala educación…

Nos confundimos… la buena educación y los modales, con la mala educación y el sometimiento y el abuso y no importa, sí se trata de cuestiones mínimas o escandalosas…

Pareciera que la buena educación se encuentra centrada en lo que yo les doy a los demás, en cuánto soy capaz de sacrificar, y en ciertos momentos, de jugar el rol de víctima o de pobrecito o pobrecita…

Es una propuesta arriesgada la que aquí se establece… pero de acuerdo a la gran necesidad de dar respuesta a las demandas que llega a la consulta, así como lo que escucho, observo y percibo, la gran mayoría de las personas se encuentra sumida en un torrente de emociones que no logra descifrar, puesto que ha sido mal educada para pensar, sentir, amar, estar disponibles para los demás, pero al hacerlo se olvidan de sí mismas… porque sí se ocupan un poco de ellas mismas, son tachadas de mal educadas, egoístas, sin escrúpulos, envidiosas, conflictivas. Entonces sí, están muy mal educadas porque sólo piensan en ellas.

Por supuesto que no considero que somos personas aisladas en dónde la sociedad no importa, claro que la tomo en cuenta, pues en ella desarrollamos nuestras vidas, sobre todo en el aspecto de las relaciones. Siempre nos estamos relacionando. Es nuestro destino… nos guste o no…

Pero sí yo estoy más pendiente de relacionarme con los demás, obedecerles, agradarles, condescender, y tener una vocación de servicio… es verdad que es un valor, un valor muy valorado, valga la redundancia… pero sí mi vocación de servicio a los demás, me desatiende a mí mismo, en todos los sentidos, desde lo material hasta lo espiritual, entonces, realmente estoy muy mal educado…

Nadie puede dar lo que no tiene, pero si yo creo, que dando lo que no tengo voy a poder recibirlo. Lamento desilusionarlo. Esto no es así, primero yo me doy y me construyo y valoro como una persona digna de dar, de recibir, de enojarme frente a los insultos e injusticias y no ceder en lo fundamental… Entonces, estoy siendo muy bien educado… Sí soy capaz de no renunciar a mis ideales y amores, Evito los chantajes… entonces ejerzo mi buena educación… sí me doy cuenta que es primero mi bienestar, para poder darles tiempo de calidad a los demás, entonces me encuentro muy bien educado… sí considero que no puedo pasar un insulto a mi persona… sí que estoy muy bien educado… sí soy capaz de proteger lo mío, exigir un trato de dignidad para mí y defender mis posiciones, diferencias, y argumentos, aunque sienta miedo, temor y un sentimiento de ser tachado de lo que sea: egoísta, egocéntrico, sólo pienso en mí… y hasta hedonista… entonces estoy siendo y estableciendo modales de buena educación.

Pero cuando me olvido de mí, para ser lo que mi mamá, mi papá, mi tío, y hasta mi abuelito que ya ni vive en este mundo, para realizar sus deseos… sus expectativas… lo que ellos quisieron lograr y no pudieron… entonces esa buena educación se convierte en la posibilidad de entrar en los terrenos de la mala educación.

La línea es muy tenue y por momentos no se aprecia con dificultad. Y en este instante me pregunto que clase de educación quiere ud. para su vida?.
Una muy buena educación, de muy buenos modales pero de muy malas costumbres….

O de una mala educación basada en la persona misma, en dónde… la autoestima mejora, los sentimientos afloran, las relaciones se tornan mejor, porque no se espera nada, simplemente son… es decir… nadie tiene que ser mejor de lo que es o no… yo sólo me ocupo de ser y manifestar en mi vida una buena educación, aunque para muchos, incluso para mi mamá, se convierta, en una mala educación.
La mala educación tiene que ver con el reconocimiento de mi persona, lo que necesito, cómo puedo realizarlo, y de qué manera, desde ahí puedo hacer que este mundo sea algo mejor, para mí, para aquellos que se presenten en mi camino, y para los que inevitablemente me toque compartir mi vida.

Después de estas reflexiones, qué le gustaría más mostrarse muy bien educado o de pronto ser muy, muy, muy, educado?

¿De usted, depende?...

No existen mejores, ni peores respuestas, lo que usted decida es correcto… sólo reflexione un poquito. En mi opinión, de acuerdo a lo anterior, prefiero ser muy mal educada y estar bien conmigo, y con el mundo de mis relaciones, que obedecer a la buena educación.

Artículo publicado en Articulandia.Com

Sobre el Autor:
Ana Giorgana
Soy Ana Giorgana soy psicóloga clínica y tengo varias especialidades en Psicoanálisis y dos especialidades más. Practico la docencia para la formación de terapeutas. Participo en diversos programas de radio, periódico y TV. Cuento con un centro de Desarrollo Humano, en el que trabajamos al máximo para explotar las fortalezas de los individuos, parejas y comunidades educativas... Además de que somos una empresa socialmente responsable en la que también nos ocupamos de programas comunitarios para mujeres de escasos recursos. Mi misión es la salud y calidad de vida emocional. Damos cursos y talleres en cualquier lugar del planeta.

 
Artículo publicado en Articulandia.Com
Autor de este artículo: Ana Giorgana
Website del Autor: http://www.cecreto.com
 

Deja Tus Comentarios


Publícalo En Tu Blog


Bookmark and Share

Atencion - La utilización y distribución de este artículo en otros sitios web es autorizada manteniendo sin cambios el contenido. Esto incluye enlaces activos existentes y la caja amarilla con la información del autor. Cualquier modificación inhabilita a la utilización de este material. El enlace a www.articulandia.com también debe ser mantenido intacto.

 
 
©Copyright 2006-2016 - Todos los Derechos Reservados.

Sitio Administrado por: Articulandia.Com

 
 

Política de Privacidad     Articulandia.Com   ©2011

Directorio De Artículos